¡Olvídate de las gafas y las lentillas!

Es muy fácil decir adiós a las gafas y lentillas con una rápida cirugía. La Sociedad Española de Oftalmología (SEO) señala que este tipo de cirugías se llevan realizando desde los años 60 en el mundo.

 

El uso continuo de gafas o lentillas puede llegar a cansar e incluso impedir tener una buena calidad de vida en nuestro día a día. Y ya que en la actualidad, la ciencia ha avanzado tanto que existe una cirugía para estas patologías, ¿por qué no utilizarla?.

Gracias al láser y otras técnicas, te olvidarás de las gafas y de las lentes de contacto sin apenas darte cuenta, y en algunos casos, para lo que te resta de vida.

 

 

En concreto, la disciplina encargada de corregir o mejorar estos defectos de refracción en el ojo es la ‘cirugía refractiva’, según apunta la Academia Americana de Oftalmología (AAO por sus siglas en inglés), con esta cirugía se resuelven aquellos casos de miopía (mala visión de lejos), de hipermetropía (mala visión de cerca y lejos), de astigmatismo (visión borrosa) o la presbicia (imposibilidad de ver con claridad objetos cercanos).

 

La Sociedad Española de Oftalmología (SEO) señala en este sentido que esta cirugía se viene realizando de forma sistemática desde los años 60 en el mundo, siendo nuestro país uno de los pioneros en la investigación y el desarrollo de las diversas técnicas que hoy en día se emplean para el tratamiento de los defectos refractivos (miopía, astigmatismo, hipermetropía o presbicia), con el láser a la cabeza.

 
 

Es muy importante saber que en cirugía refractiva no todo lo que se ofrece en el mercado es lo mismo. Es fundamental la explicación a cada paciente sobre la técnica que se le va a aplicar en cada caso, ya que no todas las técnicas son iguales, ni tampoco ofrecen los mismos resultados. 

En muchos casos se ven precios publicitados que pueden desviar de lo verdaderamente importante, que es la técnica que se aplicará para corregir el defecto de visión, y sobre todo, personalizado a cada caso disponiendo de los medios más avanzados para cada paciente.

 

 

En concreto, la cirugía refractiva se puede aplicar a través de técnicas de láser, así como a través de otro tipo de tratamientos, como la colocación de lentes intraoculares, ICL. El campo del láser es uno de los que más ha evolucionado en este sentido. De hecho, la SEO indica que desde los 90 son ya varias las técnicas que emplean el láser excimer para corregir los defectos de refracción (LASIK, PRK, LASEK, entre otras).

 

Por otro lado, y entre las últimas novedades en láseres se encontraría el láser de última generación ‘Femtosegundo’, una técnica que se ocupa de separar una fina capa de tejido corneal, conocido como ‘flap’, de forma que se evita así el uso de la cuchilla de microqueratomo. La técnica de láser femtosegundo es también una cirugía ambulatoria en la que el paciente se opera y se marcha a casa, y además con una resolución prácticamente inmediata.

 

En ambos casos o ambas técnicas se operan los dos ojos a la vez a no ser que sea algún caso particular y cada intervención suele durar unos 10-15 minutos. Aunque el tiempo total en la clínica suele ser de una hora, hora y media aproximadamente, ya que antes de pasar al quirófano son necesarios una serie de preparativos, y después de operarse debe permanecer en una sala de postoperados unos minutos hasta ser evaluado por el especialista.